Diferencias entre Autogas y GNC

Lunes, 23 de Abril del 2018

Diferencias Autogas y GNC

A continuación, vamos a analizar las principales características del Autogas y GNC (Gas natural comprimido), servirá para aclarar dudas respeto a estos dos combustibles completamente diferentes, aunque los resultados relacionados con su combustión sean semejantes. 

Compatibilidad 

Lo primero que hay que aclarar, es que estos combustibles son completamente incompatibles. Puesto que, los coches de Autogas no pueden funcionar con GNC ni viceversa, ya que sus sistemas de almacenamiento y de inyección son completamente diferentes al trabajar a presiones muy distintas.

Lo que conlleva, que el Autogas sea más fácil de almacenar porque ocupa menos espacio al poderse licuar, siendo una ventaja fundamental frente al GNC que ocupa más espacio, lo cual es un inconveniente importante. 

Instalación 

En cuanto a la instalación hay que remarcar que, tanto los coches a GNC como los coches a Autogas son bifuel, es decir, tienen dos depósitos de combustible, uno de la gasolina, y otro del gas, y pueden funcionar en cualquier momento consumiendo uno u otro.

El GNC es Gas Natural Comprimido, es decir, metano. También conocido como GNV (Gas Natural Vehicular), se ha asociado más con el consumo doméstico de calefacción, pero también puede almacenarse en un depósito a presión y utilizarse en la automoción como combustible.

Habitualmente se almacena entre 200 y 250 bar frente a los 7,5 bares del Autogas, según determine la normativa de cada país, y ocupa más espacio que el Autogas al estar en estado gaseoso por no poderse licuar a presiones “normales”. Por ejemplo, un depósito de 200 litros de GNC equivaldría a uno de 100 litros de gasolina.

Sin embargo, los tanques de GNC son más grandes que los tanques de Autogas, así que el coche tiene que estar diseñado previendo la ubicación de los tanques para no perder habitabilidad o maletero.

Por el contrario, el Autogas se almacena en depósitos más o menos pequeños situados bajo el suelo del maletero, ocupando el hueco de la rueda de repuesto, quedando oculto completamente y sin restar nada de espacio al maletero.

Seguridad en el vehículo

Si bien la presión de almacenamiento en el propio vehículo es mucho mayor en el caso del GNC, podemos decir que ambos vehículos son igualmente seguros. En la actualidad, un vehículo a GNC o Autogas es tan seguro o incluso más que un vehículo gasolina o diésel. 

Repostaje

Repostar un coche de gas un proceso muy similar al que hay que hacer con uno de gasolina y gasóleo. Lo único que varía en ambos es que el protocolo es algo más lento, pero a su vez más limpio, el repostaje en un coche de gas ni produce olores permanentes ni deja ningún tipo de mancha en las manos. 

El Autogas está disponible como una manguera más en varias estaciones de servicio (Repsol, Cepsa etc.), mientras que el GNC normalmente dispone de surtidores propios fuera de los puntos de repostaje habituales.

Para el Autogas la operación de llenado es más engorrosa (requiere un adaptador que hay que enroscar y desenroscar para poder conectar la pistola de carga). En cualquier caso sigue siendo un proceso realmente sencillo, rápido y limpio.

Puntos de suministro

Sin duda esta es la principal ventaja del Autogas con respecto al GNC, debido a que en la actualidad hay más surtidores de AUTOGAS. La red de surtidores de gas natural es por el momento escasa, lo cual supone un inconveniente y hace que la mayoría de vehículos que funcionan con GNC sean de flotas que poseen sus propios surtidores (autobuses urbanos, camiones de servicios de limpieza, etc.). La red de AUTOGAS, en cambio, es ya suficientemente amplia y sigue creciendo.

AUTOGAS- 586 puntos de suministro en España. 

GNC- 57 estaciones públicas de gas natural operativas en España.

Ambas redes de distribución continuarán creciendo de forma significativa a corto plazo.

Rendimiento 

Otra de las ventajas del Autogas frente al GNC, es que ofrece más rendimiento. Y es que, en un motor de gasolina adaptado a funcionar con Autogas apenas hay pérdida de potencia. Sin embargo, en el caso del GNC (aunque depende de la mecánica y el sistema de alimentación de gas), la pérdida de potencia está en el entorno del 20%.

Rentabilidad 

Ambos combustibles son más rentables que los combustibles tradicionales (gasolina/diésel) y en este caso el ganador es en GNC, de forma aproximada podemos decir que un vehículo a GNC obtiene unos ahorros en carburante de aproximadamente un 50% respecto la gasolina, mientras que el Autogas obtiene un también muy interesante 40%, podemos afirmar por tanto que un vehículo GNC puede llegar a ahorrar un 10% frente a uno de Autogas.

Sin embargo la instalación de un sistema de gas en un vehículo siempre es más barata en el caso del Autogas, principalmente debido al menor coste del depósito. En el caso del GNC al necesitar depósitos más resistentes para soportar esa mayor presión son más costosos al igual que ocurre con las válvulas de seguridad, los de Autogas son muchos más ligeros y sencillos.

Respecto al precio en sí del carburante no se puede hacer una comparativa clara, ya que el Autogas se mide en litros y el GNC en kg. En el caso del Autogas el litro actualmente tiene un precio entorno a los 0.65 €/L y el GNC por encima de 0.90€/Kg 

Beneficios medioambientales 

Con respecto a los beneficios medioambientales, ambos combustibles empatan. Actualmente cualquiera de los dos son la solución real e inmediata a los problemas de calidad del aire en nuestras ciudades y las ventajas respecto a la gasolina y más concretamente respecto al diésel son abrumadoras, concretamente en cuanto a dióxidos de nitrógeno y partículas, que realmente son hoy el gran problema mediomabiental que tenemos y que afecta directamente a la salud de todos nosotros de una forma directa. Está claro que el vehículo eléctrico en este caso sería el ganador absoluto, y la mejor solución para estos problemas, pero con estos vehículos no podemos mantener los mismos hábitos de uso que con los vehículos a gas o carburantes tradicionales sobre todo en cuanto a autonomía y repostaje/carga.

Conclusiones

Actualmente tenemos un ganador claro, el Autogas, principalmente por la facilidad de repostaje facilitada por una muy amplia red de gasolineras sumado a la gran autonomía que tienen los coches a Autogas.

Si algún día en España, igual que ocurre en otros países de nuestro entorno, la red de distribución del GNC se acerca a la del Autogas tendremos mucho más difícil sacar una conclusión de qué carburante es mejor para nuestro vehículo, pero hoy por hoy la decisión es clara.

Volver