La importancia de las etiquetas medioambientales en ciudades con contaminación

Viernes, 11 de Mayo del 2018

etiquetas medioambientales
Son tantos los temas que están hoy expuestos a debate de instituciones y de la sociedad en general como son las restricciones a la circulación, medidas contra los motores diésel, altas emisiones de CO2, problemas contra la salud y el medioambiente, un aumento de la demanda de coches con energías alternativas, que conlleva a que los conductores sean los más afectados por todo esto, siendo el tema de la contaminación algo que nos concierne y afecte a todos. 

 ¿Por qué la DGT ha decidido etiquetar a todos los vehículos?

La DGT ha sido muy eficiente a la hora de catalogar todo el parque automovilístico español, y lo ha hecho para cumplir con el Plan nacional de calidad del aire y protección de la atmósfera 2013-2016 (conocido también como el Plan Aire) en el cual, se afirma que el tráfico rodado es el principal responsable de las emisiones nocivas para la salud de las personas, por lo que se ha decidido clasificar a los vehículos según su capacidad de contaminar con cuatro distintivos diferentes, dejando sin etiquetado a aquellos con motor gasolina matriculados antes del año 2000 y a los diésel anteriores al 2006 que serán los primeros afectados. 
 
- En Barcelona ya se prohíbe la circulación de los vehículos más contaminantes (que son los que no tienen derecho a etiqueta medioambiental) en episodios de alta contaminación y, a partir de 2020, es probable que no puedan acceder al centro de la ciudad haya o no episodios de contaminación.
 
- En Madrid ya hay un borrador que se someterá a debate para una posible aprobación, en el que se contempla que durante los escenarios 2 y 3 del Protocolo de Contaminación  quedará prohibida la circulación de los coches sin etiqueta medioambiental de la DGT.
 
Esta clasificación pretende poner más fácil a los ayuntamientos la tarea de limitar el tráfico por contaminación, de tal manera que, con estas etiquetas, las administraciones públicas cuentan con la información necesaria para poder crear sus políticas de circulación.
 

 ¿Cómo son las etiquetas de la DGT?

Dependiendo del tipo de motor del turismo y de la fecha de matriculación, hay cuatro catalogaciones distintas: 
 
- Cero emisiones, para lo vehículos 100% eléctricos, híbridos enchufables (PHEV) con una autonomía mínima de 40 kilómetros en modo eléctrico o vehículos de pila de combustible.
 
- ECO, para los vehículos híbridos enchufables con autonomía inferior a 40 kilómetros, vehículos híbridos no enchufables y los vehículos propulsados por gas natural (GNC y GLC) o gas licuado del petróleo.
 
- C, para turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2006 que cumplen la norma Euro 4, 5 y 6, diésel a partir de 2014 que cumplan la Euro 6.
 
- B,  para turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero del año 2000 que cumplen la norma Euro 3 y diésel a partir de enero de 2006 que cumplen Euro 4 y Euro 5.
 
A su vez, la DGT ha creado nuevas etiquetas para motocicletas y ciclomotores, para que estos vehículos también pasen a estar controlados durante los episodios de contaminación. E Igual que con los coches, se han creado cuatro grupos de etiquetas:
 
- La etiqueta B será para los vehículos que tengan un nivel de emisiones Euro 2.
 
- La etiqueta C para los Euro 3 y 4.
 
- La ECO para los híbridos e híbridos enchufables con una autonomía inferior a los 40 km.
 
- La 0 para la categoría eléctrica o híbrida de cualquier tipo con una autonomía superior a los 40 km.
 
Excluyendo a aquellos vehículos que tienen un elevado nivel de emisiones, como son aquellos vehículos a dos y tres ruedas matriculados antes de 2003, que, por lo tanto, no recibirán un distintivo de la DGT. Esto representa un 45% de motocicletas y ciclomotores españoles.
 
En este sentido, si tienes una motocicleta y ciclomotor y no tienes derecho a una etiqueta, tu vehículo puede ver restringida su circulación durante determinadas situaciones, dependiendo de lo que dicte cada municipio.
 

España y Europa a favor de las energías alternativas

 
Tras la terminación del presupuesto del Plan Movea, se ponía en marcha el Plan Movalt, unas ayudas a la compra de vehículos eléctricos, híbridos enchufables, gas licuado de petróleo (GLP o Autogás), gas natural comprimido (GNC), gas natural licuado (GNL) y pila de combustible. 
 
Y es que, se empieza a observar un incremento en las ventas de vehículos con gas natural licuado (GNL), comprimido (GNC) y de Autogas. 
 
Este interés por las tecnologías alternativas también lo refleja el III Informe "Españoles ante la Nueva Movilidad" de la Fundación Pons: el 73,3% de los conductores reconoce haberse planteado la adquisición de un coche más respetuoso con el medio ambiente, frente al 58% de 2016. En un contexto anticontaminación las emisiones han duplicado su peso entre los factores más decisivos de compra en el último año, siendo ya fundamental para casi tres de cada diez.
 
Yendo cada vez a más, porque la Comisión Europea ha propuesto endurecer los límites de emisiones de CO2 para vehículos en un 30% respecto a los límites marcados para 2021 que están en 95 gramos de CO2 por kilómetro recorrido, lo que supondría un consumo de 67 gramos. 
 
Como podemos comprobar, la etiqueta medioambiental resulta fundamental y la opción de las energías alternativas una de las soluciones más factibles al problema de la contaminación, existente en las grandes ciudades. 
 
Consigue la etiqueta ECO de la de DGT con nosotros, ¡Transforma tu vehiculo y circula pese a las restricciones por contaminación! Para más información pincha aqui. 

Volver