Los coches diésel prohibidos en varias ciudades.

Miercoles, 08 de Noviembre del 2017

La ciudad de Madrid

Miles de personas usan el coche cada día en sus desplazamientos en las grandes ciudades generando enormes cantidades de partículas contaminantes en suspensión.

A los problemas como atascos masificados y dificultad en los accesos principales a la ciudad, habría que añadir el problema de salud y sostenibilidad a largo plazo de este tipo de desplazamientos. En estos días, en ciudades de la India, se ha detectado que respirar el aire contaminado de la ciudad equivale a fumar 45 cigarrillos al día. Por tanto, las administraciones están ya tomando medidas y lo más importante, cambiando la mentalidad y operando con las corporaciones y grandes empresas en generar un cambio urgente en las leyes de circulación y adquisición de vehículos.

Como ya es sabido desde hace tiempo, los coches diésel producen óxido de nitrógeno, el cual contribuye al calentamiento global y a la lluvia ácida. Además es perjudicial respirarlo, llevando a problemas respiratorios o afecciones graves. Mientras, la gasolina, también produce monóxido de carbono aunque en menor medida.

No se trata del hecho de que los coches contaminen, sino que estos se concentran en las ciudades, donde liberaran estos contaminantes y hacen que la calidad del aire se vea afectada, empobreciéndose y causando problemas de salud a quienes respiran de ese aire.

Por todas estas razones, cada vez más ciudades están decididas a prohibir la circulación de coches diesel en sus calles. 

Oslo  

El hecho de tomar medidas para paliar este asunto, hace que se tengan detractores en ambos sentidos. Pero no todas las ciudades prohíben la circulación de coches diesel por motivos de salud. Oslo, por ejemplo, quiere prohibir a los vehículos el mero hecho de aparcar debido al espacio que roban en la calle.

Madrid

Otras ciudades como Madrid también usan este argumento, queriendo dar más espacio a los peatones y a transportes alternativos como la bicicleta.

También ha puesto en marcha otras prohibiciones parciales como que los diésel anteriores a 2006 y los de gasolina anteriores al año 2000 no podrán circular por la almendra central. Los vehículos más recientes se consideran más respetuosos con el medio ambiente, por lo que se sigue permitiendo su circulación.

Los vehículos sin distintivo ambiental no podrán aparcar en las mismas zonas mencionadas a partir del 2020, y tendrán limitaciones serias a partir de 2025.

Barcelona

A partir de 2018 los coches diésel fabricados antes de 1996, bajo la directiva Euro 1, no podrán circular por la ciudad Condal. La idea es que cada año se prohíban modelos más recientes. Es decir, los Euro 2 (entre 1996 y 2000) pasarán a estar prohibidos en 2019.

París

La capital de Francia, prohibirá la circulación de los vehículos diésel en 2024, y la de los coches de gasolina en 2030. No habrá excepciones ya que se aplicará a todos los coches y en todas las áreas.

Ante la situación alarmante que viven las grandes ciudades es lógico que estas medidas lleguen lo antes posible. Empresas como Ircongas seguiremos aportando soluciones de movilidad sostenible y luchando por un futuro en el que el aire que respiramos sea más limpio.

 

Volver