El futuro de la conducción está actualmente ya atravesado por una movilidad sostenible, y esta movilidad sostenible se alcanza con carburantes alternativos a la gasolina o al diésel como el bioGLP. Pero, ¿qué es el bioGLP? ¿En qué se diferencia del Autogas GLP? ¿Cuáles son sus ventajas e inconvenientes?

En este artículo te vamos a contar todo lo que necesitas saber sobre el bioGLP o biogás, el carburante del futuro.

¿Qué es el BioGLP?

El bioGLP es un gas renovable que se produce a partir de materias primas de origen biológico. Aunque la composición de este gas puede variar, está compuesto por lo general de metano, dióxido de carbono, ácido sulfhídrico, hidrógeno y xilosanos. Se obtiene a través de la fermentación de materia orgánica como biorresiduos de origen doméstico, industrial y comercial, lodos de estaciones depuradoras de aguas residuales, estiércoles, restos de cultivos de hierbas y lodos de estaciones depuradoras de aguas residuales. También se puede llegar a obtener de energía solar y eólica, así como de dióxido de carbono capturado.

Para poder transformar estos residuos en bioGLP se debe contar con una planta especializada. Esta planta deberá poder almacenar los residuos en los que se efectuará la descomposición necesaria para generar bioGLP. Esta descomposición de la materia se produce por la falta de oxígeno en lo que se denomina una digestión anaerobia.

El objetivo de este nuevo carburante que ayudará a conseguir la tan ansiada transición ecológica es que se pueda utilizar para:

  • El ámbito doméstico en la cocina, suministrando agua caliente o para la calefacción.
  • La industria, generando calor en procesos como la producción de acero o destilerías.
  • Hoteles rurales o el sector comercial y servicios.
  • La agricultura, siendo un combustible para vehículos, secando cosechas o en la cría de aves de corral.
  • El transporte o la movilidad, ya que puede ser un combustible alternativo y limpio.

¿En qué se diferencia el BioGLP del AutoGasGLP?

Desde el punto de vista práctico realmente no hay diferencias entre el bioGLP y el GLP convencional, ya que la molécula es idéntica. Su diferencia reside exclusivamente en el origen del gas. Mientras que el bioGLP proviene de fuentes como los residuos orgánicos, la biomasa o los aceites vegetales, el autogas GLP proviene de la extracción de petróleo y gas natural de la tierra o del refinado de petróleo crudo.

Aunque ya de por sí el autogas GLP suponga un ahorro en la huella de carbono por ser un carburante mucho más sostenible que los convencionales, el bioGLP puede reducir aún más esta huella.

Al ser ambos gases iguales en composición, ambos son seguros a la hora de su uso en el transporte y la movilidad. Por ello, transformar tu coche a GLP te va a permitir conducir con ambos carburantes y contaminar mucho menos.

Ventajas e inconvenientes del BioGLP

La mayor ventaja del bioGLP reside precisamente en que es la misma molécula que el GLP habitual. Esto quiere decir que puede usarse en infraestructuras y equipamientos ya existentes (vehículos o calderas), evitando tener que cambiarlos o actualizarlos. Que se puedan emplear las mismas infraestructuras ya hace de este bioGLP un carburante con una gran ventaja y una gran sostenibilidad, porque no necesita una adaptación de la máquina.

Otra de las grandes ventajas, como ya se ha mencionado, es que es mucho más limpio que el autogas GLP ya que puede reducir hasta en un 95 % las emisiones de gases de efecto invernadero si lo comparamos con combustibles fósiles, y hasta un 80 % de dichas emisiones en comparación con los gases licuados convencionales.

La única desventaja que tiene es que actualmente todavía no se produce ni se comercializa el suficiente bioGLP. Pero las cifras apuntan a que para el 2028 el mercado del bioGLP en Europa crecerá un 40 %. El objetivo final es, según la Asociación Europea del GLP, que para 2050 el mercado de gases licuados sea 100 % renovable.

Finalmente, como una ventaja añadida, está el factor de que implementar un carburante tan ecológico sirve también para poder ampliar el margen temporal en el que van surgiendo otras tecnologías como el hidrógeno verde, por ejemplo. Sin la preocupación de emplear en el proceso combustibles más contaminantes. Esto ayuda a que, en general, el futuro sea mucho más verde y sostenible. El bioGLP es el camino para ese futuro y en iRCONGAS podemos adaptar tu vehículo para que formes parte del futuro.